Blog

Todo Sobre el Vino

30.03.2020

El vino rosado y sus mitos

El rosado es de chicas, es un vino aguado, con poco sabor y poca calidad, lo beben las abuelas… ¿quién no ha escuchado alguna vez estas afirmaciones? El vino rosado arrastra muchos mitos de los que le cuesta desprenderse y hoy estamos aquí para intentar quitárselos todos. No te creas nada de lo que te digan.

¿Un vino sin personalidad? Un vino con una gama de colores que va desde el salmón, palisandro, coral, melocotón, hasta el fresa o colorete ¿cómo puede ser un vino sin identidad? Podríamos decir que es el vino de los mil estilos.

A más color más calidad. Falso. Los vinos de colores más intensos no tienen por qué ser mejores que los vinos con tonalidades más pálidas. De hecho, actualmente, existe una tendencia que proviene de Francia, donde se valoran los vinos de colores muy pálidos con una gran intensidad aromática, sabrosos y frutales.

El vino es una mezcla entre blanco y tinto. El vino rosado no es un cóctel por mucho que se repita este bulo. El rosado no se elabora mezclando vino blanco y tinto, sino que es un proceso de maceración ligera de uvas tintas hasta alcanzar color, aroma y sabor determinado.

El vino rosado es de peor calidad. Rotundamente falso. Los rosados se producen con uvas de máxima calidad e higiene posible.

Está pensado para el que no le guste el vino. El vino rosado tiene un estilo diferente al blanco y al tinto, pero sigue siendo vino. Si no te gusta el vino puede que tampoco te guste el rosado (y viceversa). Lo más lógico es que si te gusta el vino, encuentres que sea un placer tomar una copa de rosado en un momento determinado.

Con rosado no se come. ¿No acompañarías un plato de pasta con una copa de vino rosado? O una ensalada, pescado a la plancha… sus sabores y aromas delicados no roban protagonismo a este tipo de platos, sino que lo complementan.

Está pensando para los que no les gusta el vino. No es cierto. 

En definitiva, como ves hay muchas falsas creencias que rodean a este vino, por ello nosotros te animamos a que no des por cierto aquello que te cuenten, sino que lo compruebes tú mismo y opines. El vino rosado es una alternativa perfecta para tomar cuando te apetezca. Sin prejuicios.

Suscríbete a nuestra newsletter